Gestograma

La Calculadora de Embarazo

Exámenes de ultrasonido durante el embarazo

Exámenes de ultrasonido durante el embarazo

Los exámenes de ultrasonido ayudan a observar el curso del embarazo y el desarrollo del feto. Entre otras cosas, se comprueba el asiento de la torta madre, así como el tamaño, los movimientos y la posición del feto.

¿Cuántos exámenes de ultrasonido se ofrecen durante el embarazo?

Las pautas de maternidad prevén tres exámenes de ultrasonido como parte de la atención prenatal general. Son pagados por el seguro médico legal y generalmente tienen lugar alrededor de las semanas 10, 20 y 30 de embarazo. Los exámenes de ultrasonido generalmente están reservados para los médicos, las parteras no los ofrecen.

Si la mujer embarazada está sana y el embarazo es normal, no es necesario realizar más ecografías. No es el número de ecografías lo decisivo para descubrir anomalías. Más bien, la importancia de los resultados depende de la experiencia del médico y de la calidad del dispositivo de sonido.

¿Qué pasa cuando hay anomalías?

Es posible realizar ecografías adicionales si hay anomalías en el curso del embarazo que deban aclararse. También en este caso, el seguro médico obligatorio cubrirá los costes.

Las mujeres embarazadas también pueden prescindir de los exámenes de ultrasonido sin que esto tenga consecuencias para la cobertura del seguro. Por lo general, debe confirmar esta decisión con su firma para liberar al médico de la obligación de proporcionar información.

Si no deseas saber el sexo de tu hijo antes del nacimiento, debes hacérselo saber a tiempo. Se puede ver en una ecografía desde la mitad del embarazo.

Ultrasonido durante el embarazo

Durante un examen de ultrasonido, un transductor envía ondas sonoras al cuerpo que son imperceptibles para el oído humano. Si las ondas sonoras chocan contra un obstáculo dentro del cuerpo, se lanzan hacia atrás.

Estos «ecos», que varían en intensidad según el tejido corporal, son captados nuevamente por el transductor. Una computadora usa esto para calcular una imagen en movimiento que aparece en un monitor.

En el primer trimestre del embarazo, la ecografía se puede realizar a través de la vagina. Para exámenes ulteriores de ultrasonido, el médico guía el transductor sobre la pared abdominal. Para un mejor contacto entre el transductor y la piel, se aplica previamente un gel sobre la piel.

¿Puede el ultrasonido durante el embarazo puede dañar a la madre o el niño?

A algunos padres les preocupa que las ondas sonoras utilizadas como parte de los exámenes básicos puedan dañar al niño o a la propia mujer embarazada. Sin embargo, de acuerdo con el estado actual del conocimiento científico, no hay evidencia de esto.

Con la ecografía Doppler, se genera calor en el tejido examinado, por lo que solo debe usarse bien al comienzo del embarazo y mantenerse lo más corto posible. Los dispositivos ultrasónicos modernos tienen sistemas de control integrados para este propósito.

Primer examen: semana 9 a 12 de embarazo

El primer examen de ultrasonido generalmente se realiza entre la novena y la duodécima semana de embarazo. Su objetivo principal es confirmar el embarazo y comprobar si el embrión se ha implantado en el útero. Se puede ver el corazón palpitante del embrión y el médico puede evaluar la forma externa del cuerpo.

También se puede ver si el embarazo es múltiple. Además, la semana actual de embarazo y la fecha prevista de parto ahora se pueden determinar con mayor precisión que en un momento posterior del embarazo.

Segundo examen: semana 19 a 22 de embarazo

Durante el segundo examen de ultrasonido entre la semana 19 y 22 de embarazo, puede elegir entre dos exámenes: el examen de ultrasonido básico y el examen de ultrasonido básico extendido.

El desarrollo apropiado para la edad del niño se verifica durante el examen de ultrasonido básico. Los órganos individuales no se examinan más de cerca. Más bien, se miden el tamaño de la cabeza y el abdomen y la longitud del fémur y se determina la cantidad de líquido amniótico.

Además, se comprueba la posición de la placenta en el útero. Si hay alguna anomalía, se puede aclarar mediante exámenes adicionales.

En el examen de ultrasonido básico extendido, la cabeza, las cámaras cerebrales y el cerebelo también se examinan más de cerca y se mide la relación de tamaño del pecho y el corazón.

También se controlan los latidos del corazón y la posición y el tamaño de las cámaras del corazón. También se comprueba si la pared abdominal y la columna están cerradas y si el estómago y la vejiga urinaria son visibles.

Tanto el ultrasonido básico como el ultrasonido básico extendido son servicios prestados por las compañías de seguros de salud legales. Solo pueden ser realizados por ginecólogos con la titulación adecuada. Si el médico que lo atiende no tiene esta calificación, se requiere una derivación a otra consulta ginecológica para este examen.

Tercer examen: semana 29 a 32 de embarazo

El tercer examen de ultrasonido está planificado entre la semana 29 y la 32 de embarazo y se utiliza para evaluar el desarrollo y la posición apropiados para la edad del niño. También se revisan nuevamente la placenta y la cantidad de líquido amniótico. Esta información es importante para planificar el parto. Si hay alguna anomalía, se pueden organizar más exámenes.

Tagged , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *